Rusia recibe la Copa del Mundo 2018

 

El Mundial de Rusia podría convertirse en el más caro de la historia con la inversión realizada para la modernización de aeropuertos y estaciones de trenes, nueva construcción de carreteras, establecimientos hoteleros, etcétera; sin olvidar, por supuesto, la construcción y reforma de los 12 estadios que albergarán los partidos.

Posts relacionados

El Mundial de Rusia podría convertirse en el más caro de la historia con la inversión realizada para la modernización de aeropuertos y estaciones de trenes, nueva construcción de carreteras, establecimientos hoteleros, etcétera; sin olvidar, por supuesto, la construcción y reforma de los 12 estadios que albergarán los partidos, que entre retrasos y aumentos de costes, han costado ya cerca de 4.600 millones de euros.

 

Rusia llevó a cabo mejoras en infraestructura, principalmente transporte; los trabajos incluyeron la construcción y actualización de 292 instalaciones.

 

La mayoría de estadios de Rusia 2018 destacan por sus imponentes estructuras y sus diseños de vanguardia.

 

Luzhniki Stadium. La joya de la corona del Mundial 2018, con 80 mil localidades se remodeló por completo manteniendo su fachada histórica. Levantado en 1956, ahora queda casi irreconocible tras albergar los JJOO de 1980. Las obras tuvieron un coste aproximado de 331 millones de euros.

 

Spartak Arena. Acoge al Spartak de Moscú, el equipo más laureado del país. Levantado en 2014, costo 200 millones de euros, cuenta con 45 mil localidades.

 

San Petersburgo Arena. El que más polémica ha levantado por sus grandes retrasos, más de 10 años desde que comenzó a levantarse y un presupuesto que oscila entre los 595 millones y los 663 millones de euros. Cuenta con techo retráctil y tiene una capacidad de 68 mil localidades.

 

Kazan Arena. El estadio es el hogar del Rubin Kazán, el equipo local, con un nuevo coliseo levantado en 2013, con un coste de 198 millones de euros. Sus 45 mil asientos dejaran helados a más de uno.

 

Fisht Stadium. Ubicado en la localidad de Sochi, al sur del país y cerca del Mar Negro, acogió la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno en 2014. Tras ello, se adaptó al fútbol con un coste total de 380 millones de euros, para albergar a 48 mil espectadores. España debutará ante Portugal el 15 de junio.

 

Volvogrado Arena. Un estadio de 380 millones de euros y 45 mil localidades para un equipo recién descendido a Tercera División. El estadio se asemeja al Nido del Pájaro del Estadio Olímpico de Pekín 2008. El estadio ha sido uno de los últimos en terminarse.

 

Nizhni Nóvgorod Stadium. A 400 km de Moscú, se erige este estadio con menos de 45 mil espectadores, y que tuvo un coste de 235 millones de euros. De noche, su iluminación es una de las más coloridas.

 

Rostov Arena. Otro de los últimos estadios inaugurados este mismo año, debido a los retrasos en las obras. Con una inversión de 275 millones de euros, permitirá acoger a 45 mil localidades.

 

Samara Arena. El estadio que más retrasos sumó, tanto que casi todo va a oler a nuevo en este coliseo de 45 mil asientos y 262 millones de euros de inversión. Destaca por su forma de cúpula de cristal y sus gradas empinadas.

 

Mordovia Arena. Erigido en la sede con menos población de las 11 ciudades que albergan el Mundial, su estadio cuenta con estructuras provisionales que para el torneo permitirá contar con 44 mil asientos, que se reducirán a 25 mil localidades para adaptarlo a otros deportes.

 

Ekaterinburgo Arena. Otro de los estadios clásicos renovados para este evento. Construido origalmente en 1957, fue renovado recientemente por 180 millones de euros, tiene una capacidad para 35 mil espectadores. Tiene una nueva cubierta y gradas provisionales de infarto.

 

Baltika Arena. El de construcción más complicada, ya que se encuentra sobre un pantano en Kalinigrado, el histórico enclave ruso en plena Europa, entre Polonia y Lituania Costo 239 millones de euros y tiene capacidad para 35 mil asientos.