Última etapa de la Sagrada Familia

 

Las obras de construcción de la Sagrada Familia entran en la recta final con el levantamiento de la Torre de Jesucristo, que se empezará a alzar el mes que viene y que, con una altura de 172.5 metros, será el edificio más alto de Barcelona, cuando acabe de erigirse en 2022.

Posts relacionados

Las obras de construcción de la Sagrada Familia entran en la recta final con el levantamiento de la Torre de Jesucristo, que se empezará a alzar el mes que viene y que, con una altura de 172.5 metros, será el edificio más alto de Barcelona, cuando acabe de erigirse en 2022.

 

Jordi Faulí, arquitecto director del templo de la Sagrada Familia, explicó la semana pasada durante la presentación del estado de las obras de la Sagrada Familia que la "previsión es que la construcción de la torre, que culminará el alzamiento de las seis torres centrales, acabe en 2022 con la coronación de la cruz".

 

El templo de la Sagrada Familia está considerado como una obra única en el mundo, resultado de la genialidad del arquitecto Antoni Gaudí (1852-1926) y el mejor ejemplo del modernismo catalán.

 

La construcción de la basílica fue iniciada en 1882 y en 1883 se le encargó a Gaudí hacerse cargo de las obras, lo que hizo tras modificar por completo un proyecto al que se dedicó en exclusiva desde 1914 y hasta su muerte.

 

Desde el año 2005 el templo forma parte del patrimonio mundial de la Unesco y fue consagrado y declarado como basílica menor el 7 de noviembre de 2010 por el papa Benedicto XVI.

 

La Torre de Jesucristo, que contará con 12 niveles, tendrá un primer espacio interior de 60 metros de altura, donde se ubicará una escalera de caracol de piedra y cuyo centro permitirá el paso de un ascensor "con estructura mínima y cierre de cristal, que permitirá admirar el interior de la torre", cuyo recorrido total, desde el nivel del suelo hasta un mirador, será de 144 metros, explicó Faulí.

 

Este primer espacio estará decorado con 12 escenas sobre los evangelistas, el firmamento y el Universo, y su cromatismo tendrá en cuenta los colores del resto de las torres.

 

A falta de descripciones concretas del arquitecto Antoni Gaudí sobre cómo debía ser el interior de la torre y partiendo de que la estructura "permite tener espacios libres", la comisión artística del templo ha decidido qué elementos se pueden incluir como ornamentación, siguiendo la premisa de Jesucristo, "Yo soy el camino, la verdad y la vida", señaló.

 

Por su parte, Esteve Camps, presidente delegado de la Sagrada Familia, explicó que están acabadas ocho de las 18 torres que forman el conjunto arquitectónico, que se ha construido en un 70% y cuya finalización está prevista en su totalidad para el año 2026.

 

El conjunto de las 18 torres será "plásticamente extraordinario", según Faulí, que añadió que el "próximo momento memorable será hacia 2022, cuando se culminen las seis torres centrales, que darán una gran expresión de verticalidad al edificio".

 

En 2018 ha seguido la construcción de las torres de los Evangelistas, que llegan a los 90 metros de altura y en los últimos meses se han colocado los cuatro puentes que las conectan con la Torre de Jesucristo. También ha seguido la construcción de la Torre de la Virgen, cuya altura actual es de 99.87 metros, y se encuentra en el nivel 13 de los 19 que tendrá en el futuro.

 

En 2018 también se han completado la Fachada de la Pasión, con la colocación de la escena del sepulcro y se ha terminado el espacio entre el muro de los profetas del pórtico superior y la base del ventanal de la Fachada.

 

El presupuesto anual global de la Sagrada Familia en 2018 es de 80 millones de euros (93.4 millones de dólares), de los que 50 millones (58.3 millones de dólares) se destinan a ejecución de obras.

 

El año pasado recibió la visita de 4 millones 527,427 personas con un promedio diario de 15,000 personas. Faltan ocho años para finalizar la parte constructiva el templo diseñado por Antoni Gaudí, "aunque no la ornamental", señaló Camps, que explicó que una comisión artística formada por cinco críticos de arte son los encargados de proponer las soluciones artísticas para las propuestas que realizan un equipo de tres teólogos, que son los que interpretan los textos de Gaudí.