Retos del sector de la vivienda

 

Algunos de los retos que tiene el sector vivienda en los próximos años es que haya mejores condiciones internas en materia de subsidios, oferta financiera e hipotecaria, regulación y actualización catastral, para que la edificación continúe con mayor vigor y aminore el déficit habitacional en el país. 

Posts relacionados

Algunos de los retos que tiene el sector vivienda en los próximos años es que haya mejores condiciones internas en materia de subsidios, oferta financiera e hipotecaria, regulación y actualización catastral, para que la edificación continúe con mayor vigor y aminore el déficit habitacional en el país.

 

De acuerdo con el informe Demanda de Vivienda 2018, de Sociedad Hipotecaria Federal (SHF), cada año las soluciones de vivienda esperadas por la población mexicana suman más de 1 millón, de las cuales 60% son adquisiciones de vivienda nueva y usada, entre 34 y 36% de mejoramientos habitacionales, y de 3.0 a 6.0% en autoproducción.

 

No obstante, según un estudio del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en México, a nivel nacional, el rezago de vivienda alcanza a 44.7% de la población, promedio que crece hasta 79.1% para el caso de los habitantes de comunidades indígenas.

 

La institución refiere que una tercera parte de los jóvenes en el país, que son más de 37.5 millones, habita en una vivienda con rezago habitacional, y sobre cuya proporción, 13.2% presenta carencia por calidad y espacio en la vivienda y 19.9% carece de acceso a servicios básicos.

 

Carlos Medina Rodríguez, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi), señala que a ello se agrega que el déficit de vivienda en territorio nacional suma entre 9 y 14 millones de casas, en tanto que se integran cada año a la demanda cerca de 150 mil familias.

 

Medina refiere en entrevista que tan en solo en el segmento de vivienda social, la Cámara estima la necesidad de construir y entregar, por año, al menos 200 mil inmuebles para buscar satisfacer la demanda.

 

El líder de la Canadevi indica que en el segmento medio y residencial, la construcción se logró mantener ante la mayor colocación del crédito por parte de la banca comercial y de los institutos de vivienda sociales, que incrementaron los montos hipotecarios. Sin embargo, en contraste, se ha vuelto más complejo atender la demanda de casas de quienes menos ganan en el país ante la reducción de los subsidios gubernamentales considerados en cada ejercicio anual.

 

"Se ha ido reduciendo año con año la gente que puede comprar una vivienda dentro de los 2.8 salarios mínimos para abajo, se ha visto muy complejo, y el reto está en caminar no solo a crear ciudades sustentables y del cuidado al desarrollo urbano, sino también en dar vivienda a los más desprotegidos, esos que ganan menos de 8 mil pesos y que aún estando en la economía formal no pueden acceder al mercado", aseveró.

 

Mencionó que para el sector desarrollador hoy en día invertir en vivienda social es un "riesgo", ya que se carece del incentivo por parte del gobierno federal para impulsar una mayor participación.

 

"Específicamente podemos poner como ejemplo el que se haya eliminado del presupuesto para el 2019 el programa para darle vivienda a través de Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) a la gente de menos recursos, se vuelve con esto más complicado invertir en este segmento", explicó.

 

El líder empresarial señaló que existe un inventario de 100 mil viviendas de interés social ya listas y dispuestas para su asignación; sin embargo admitió son activos físicos que solo podrán ser posibles colocar si los solicitantes pueden acceder al programa de subsidios.